Kinect 2 podrá ajustar la dificultad según nuestras capacidades

Kinect dejará de ser un simple sensor de movimientos y se convertirá en un dispositivo que nos permitirá tener una integración total con el Xbox One.

Ya se ha hablado de que Kinect 2 será capaz de medir el pulso cardiaco del jugador, así como permanecer en “alerta” para recibir nuestras ordenes vía voz.

New Scientist informa que el dispositivo será capaz de realizar análisis biométricos que ajustarán la dificultad de los videojuegos según nuestras capacidades.

Para lograr esto, según la web, se fijarán en la dilatación de nuestras pupilas, el nivel de miedo o estrés mediante la luz reflejada en la piel a causa del sudor.

Según los datos que recopile ajustará en nivel de dificultad. Aunque esta opción podría desactivarse si el usuario lo desea.

 



Comentarios

comentarios